Párrafos: 1-1011-2021-3031-4041-5051-6061-7071- – [Ficha del Documento]

«« Volver a Transcripciones de Crónicas

51. …

52. Allí permaneció durante muchos días rodeado de grandes honores y recogió las cosechas y vendimió en provecho propio todas las viñas de aquella región que no estaban sometidas a Mustaine.

53. Después de salir con su ejército de Zaragoza, se dirigió rápidamente a Valencia. Mientras iba de camino le salió al encuentro un mensajero quien le refirió punto por punto y le dio a conocer que los bárbaros pueblos sarracenos habían llegado a la zona Este, la habían devastado cruelmente y que habían entrado en Valencia y la habían tomado. Rodrigo al oír esto, marchó rápidamente a la fortaleza de Yuballa y al punto púsole sitio. De no haber actuado con tanta rapidez, aquellos Pueblos bárbaros hubieran ocupado toda la Hispania hasta Zaragoza y Lérida, y la hubiesen sometido totalmente.

54. Tomó en seguida la fortaleza de Yuballa después de un fuerte asedio. En el mismo lugar construyó y pobló una ciudad y la rodeó y Protegió con fortificaciones y torres muy fuertes; para poblarla vinieron muchos de las ciudades de alrededor y se establecieron en ella. Los habitantes de Valencia, que habían escapado a la muerte, estaban sometidos a los bárbaros que se llaman almorávides, permanecían bajo su mandato y convivían con ellos. En el mes de julio, cuando es el tiempo de la siega, Rodrigo fijó su campamento junto a Valencia. Comenzó con los caballos las mieses y destruyó las casas que estaban fuera del recinto. Cuando los habitantes de Valencia supieron esto, le enviaron legados pidiéndole y suplicándole que les fuera benévolo y permitiera a los almorávides vivir con ellos. Pero él les aseguró que de ningún modo atendería a sus ruegos, si no se separaban de los almorávides y los expulsaban de Valencia. Pero no quisieron hacerlo si no que se encerraron en la ciudad.

55. Aquél luchó contra un arrabal de Valencia que se llamaba Villanueva, hasta que lo tornó y lo despojó completamente de todas las riquezas y dinero que encontró. Después atacó y tomó otro arrabal de la ciudad que se llama Alcudia. Los hombres que vivían allí se entregaron y se sometieron enseguida a su dominio y a su mandato. El dejó a los vencidos vivir libres y en paz en sus casas y heredades con todos sus bienes.

56. Los otros habitantes de la ciudad de Valencia, cuando vieron esto, sintieron gran temor. Al punto expulsaron de la ciudad a los almorávides, según las condiciones impuestas por Rodrigo y se sometieron a su mandato. Rodrigo les permitió que permanecieran en Denia libres y tranquilos viviendo en paz.

57. Yusuf le había dirigido poco antes cartas ordenándole que de ningún modo osara entrar en tierras valencianas. Al escuchar esto, Rodrigo se indignó y encolerizado le despreció y se mofó de él con palabras llenas de ironía. Además envió misivas a todos los señores y gobernantes de Al-Andalus, publicando que por miedo a él no se atrevía Yusuf a pasar el mar y a socorrer Valencia. Cuando Yusuf tuvo noticia de ello, mandó que se congregara allí un inmenso e incalculable ejército y, por fin, lleno de ansiedad, ordenó que sin dilación atravesara el Estrecho. Entretanto Rodrigo habló así con palabras suaves a los habitantes de Valencia: «Hombres de Valencia, os daré gustoso plazo y tregua hasta el mes de agosto. Si entretanto viniera Yusuf a socorreros y me echara vencido de estas tierras y os librara de mi dominio, servidle y quedaos bajo su mandato. Pero si no puede hacer esto, servidme a ny y obedecedme». Estas palabras parecieron bien a todos los hombres de Valencia. En seguida enviaron cartas a Yusuf y a todos los gobernantes de Al-Andalus que estaban bajo su mandato, en las que pedían que vinieran con gran hueste a Valencia y les libraran de las manos de Rodrigo y de su señorío, diciéndoles que, si no querían hacer esto hasta el mes de agos to, supieran que permanecerían bajo el mandato de Rodrigo y le servirían en todo. Mientras tanto Rodrigo dejó Valencia libre y en paz, llegó a Peda Cadiella con su ejército y saqueó toda aquella tierra y la comarca circundante hasta Villena. Cogió muchos cautivos, abundantes despojos y gran cantidad de víveres que envió a Peña Cadiella: dejó allí copioso botín y entró en seguida en la región de Valencia.

58. Saliendo de allí, subió y llegó a tierras de Ibn Razin quien le había engañado en su tributo. Saqueó toda aquella región y ordenó que todas las vituallas que allí había encontrado, fueran enviadas a Yubeili. Mientras, él mismo regresó a Yuballa con gran botín.

59. Transcurrido el mes de agosto, los habitantes de Valencia tuvieron la seguridad de que el gran ejército almorávide de Yusuf venía en su auxilio para socorrerlos y liberarlos del señorío de Rodrigo. Inmediatamente rompieron los pactos hechos con Rodrigo y se declararon rebeldes y adversarios suyos, no guardando fidelidad a lo pactado. Al conocer esto, Rodrigo asedió Valencia de nuevo con todas sus energías y la atacó por todas partes con fuerte y encarnizado combate. Se sabe que la ciudad padeció una terrible y fuerte hambre.

60. Entretanto, la hueste almorávide se acercó a Valencia rápidamente para socorrerlos. Pero no atreviéndose a luchar con Rodrigo por miedo a él, atemorizados y aterrados, huyeron de noche en medio de la oscuridad y así, en desorden, volvieron a sus tierras.

«« Volver a Transcripciones de Crónicas

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *