Cantar del Mio Cid [Español Medieval]: Crónica de Veinte ReyesPrimer Cantar, Destierro del Cid: 1-1011-2021-3031-4041-5051-6061-63Segundo Cantar, Bodas de las hijas del Cid64-7071-8081-9091-100101-110111Tercer Cantar, La afrenta de Corpes112-120121-130131-140141-150151-152

«« Volver a Transcripciones de Crónicas

71

En tierra de moros prendiendo & ganando
e durmiendo los días & las noches tranochando
en ganar aquelas villas Mío Çid duro III annos.

72

A los de Valençia escarmentados los han,
non osan fueras exir nin con él se ajuntar;
tajávales las huertas & fazíales grand mal;
en cada uno destos annos Mío Çid les tolió el pan.
Mal se aquexan los de Valençia que non sabent que s’ far;
de ninguna part que sea non les viníe pan,
nin da conssejo padre a fijo nin fijo a padre,
nin amigo a amigo no s’ pueden consolar.
Mala cueta es sennores, aver mingua de pan,
fijos & mugieres ver lo murir de fanbre.
Delante veíen so duelo, non se pueden huviar,
por el rrey de Marruecos ovieron a enbiar;
con el de los Montes Claros avíen guerra tan grand
non les dixo consejo nin los vino huviar.
Sópolo Mío Çid, de coraçón le plaz;
salió de Murviedro una noch en trasnochada,
amaneçió a Mío Çid en tierras de Monrreal.
Por Aragón & por Navarra pregón mandó echar,
a tierras de Castiella enbió sus menssajes:
«Quien quiere perder cueta & venir a rritad
viniesse a Mío Çid que a sabor de cavalgar;
çercar quiere a Valençia pora christianos la dar»

73

Quien quiere ir comigo çercar a Valençia
todos vengan de grado, ninguno non ha premia,
tres días le speraré en Canal de Çelfa.»

74

Esto dixo Mío Çid el que en buen ora nascó.
Tornávas a Murviedro ca él se la a ganada.
Andidieron los pregones sabet, a todas partes;
al sabor de la ganançia non lo quieren detardar,
grandes yentes se le acojen de la buena christiandad.
Creçiendo va rriqueza a Mío Çid el de Bivar.
Quando vio Mío Çid las gentes juntadas compeços’ de pagar.
Mío Çid don Rodrigo non lo quiso detardar;
adelinnó pora Valençia & sobr’ ellas va echar,
bien la çerca Mío Çid, que non i avía hart,
viédales exir & viédales entrar.
Sonando van sus nuevas todas a todas partes;
más le vienen a Mío Çid sabet, que no s’ le van.
Metióla en plazo si les viniessen huviar;
nueve meses complidos sabet, sobr’ ella yaz,
quando vino el dezeno oviérongela a dar.
Grandes son los gozos que van por es’ logar
quando Mío Çid gannó a Valençia y entró en la çibdad;
los que fueron de pie cavalleros se fazen,
el oro & la plata ¿quién vos lo podríe contar?
Todos eran rricos quantos que allí ha.
Mío Çid don Rodrigo la quinta mandó tomar;
en el aver monedado XXX mill marcos le caen
e los otros averes ¿quién los podríe contar?
Alegre era el Campeador con todos los que ha
quando su senna cabdal sedíe en somo del alcáçar.

75

Ya folgava Mío Çid con todas sus conpannas.
A aquel rrey de Sevilla el mandado legava
que presa es Valençia, que non ge la enparan;
vínolos ver con XXX mill de armas.
Aprés de la uerta ovieron la batalla,
arrancólos Mío Çid el de la luenga barba;
fata dentro en Xátiva duró el arrancada,
en el passar de Xúcar i veríedes barata,
moros en aruenço amidos bever agua;
aquel rrey de Marruecos con tres colpes escapa.
Tornado es Mío Çid con toda esta ganançia.
Buena fue la de Valençia quando ganaron la casa,
mas mucho fue provechosa sabet, esta arancanda;
a todos los menores cayeron C marcos de plata.
Las nuevas del cavallero ya vedes do legavan.

76

Grand alegría es entre todos essos christianos
con Mío Çid Ruy Díaz el que en buen ora nascó.
Ya l’ creçe la barba & vale allongando.
Dixo Mío Çid de la su boca a tanto:
«Por amor del rrey Alffonsso que de tierra me a echado
nin entraríe en ela tigera ni un pelo non avríe tajado,
e que fablassen d’esto moros & christianos.»
Mío Çid don Rodrigo en Valençia está folgando,
con él Minaya Álbar Ffánnez que no s’ le parte de so braço.
Los que ixieron de tierra de rritad son abondados,
a todos les dio en Valençia casas & heredades de que son pagados;
el amor de Mío Çid ya lo ivan provando.
Los que fueron con él & los de después todos son pagados,
veelo Mío Çid que con los averes que avíen tomados
que si s’ pudiessen ir ferlo íen de grado.
Esto mandó Mío Çid, Minaya lo ovo conssejado:
que ningún omne de los sos que s’ le non spidies’ o no l’ besas’ la mano,
si l’ pudiessen prender o fuesse alcançado
tomássenle el aver & pusiéssenle en un palo;
afevos todo aquesto puesto en buen rrecabdo.
Con Minaya Álbar Fánnez él se va consegar:
«Si vos quisiéredes Minaya, quiero saber rrecabdo
de los que son aquí & comigo ganaron algo;
meterlos he en escripto & todos sean contados,
que si algunos furtare o menos le fallaren
el aver me avrá a tornar a aquestos míos vassalos
que curian a Valençia & andan arobdando.»
Alí dixo Minaya: «Consejo es aguisado.»

77

Mandólos venir a la corth & a todos los juntar.
Quando los falló por cuenta fízolos nonbrar;
tres mill & seis çientos avíe Mío Çid el de Bivar.
Alegras’ le el coraçón & tornos’ a sonrrisar:
«¡Grado a Dios, Minaya, & a Sancta María madre!
Con más pocos ixiemos de la casa de Bivar;
agora avemos riquiza, más avremos adelant.
Si a vos ploguiere, Minaya, & non vos caya en pesar,
enbiar vos quiero a Castiella do avemos heredades,
al rrey Alfonsso mío sennor natural;
d’estas mis ganançias que avemos fechas acá
darle quiero C cavallos & vos ídgelos levar.
Desí por mí besalde la mano & firme ge lo rrogad
por mi mugier & mis fijas
si fuere su merçed que m’ las dexe sacar.
Enbiaré por ellas, & vos sabed el mensage:
la mugier de Mío Çid & sus fijas las iffantes
de guisa irán por ellas que a grand ondra vernán
a estas tierras estrannas que nos pudiemos ganar.»
Essora dixo Minaya: «¡De buena voluntad!»
Pues esto an fablado piénssanse de adobar.
Çiento omnes le dio Mío Çid a Álbar Fánnez
por servirle en la carrera
e mando mill marcos de plata a San Pero levar
e que los diesse al abbat don Sancho.

78

En estas nuevas todos sea alegrando
de parte de orient vino un coronado:
el obispo don Jerónimo so nombre es lamado,
bien entendido es de letras & mucho acordado,
de pie & de cavallo mucho era areziado.
Las provezas de Mío Çid andávalas demandando,
sospirando el obispo que s’ viesse con moros en el campo,
que si s’ fartas’ lidiando & firiendo con sus manos
a los días del sieglo non le lorassen christianos.
Quando lo oyó Mío Çid de aquesto fue pagado:
«¡Oid, Minaya Álbar Fánnez: por aquel que está en alto,
quando Dios prestarnos quiere nos bien ge lo gradescamos!
En tierras de Valençia fer quiero obispado
e dárgelo a este buen christiano.
Vos quando ides a Castiella levaredes buenos mandados.»

79

Plogo a Álbar Fánnez de lo que dixo don Rodrigo.
A este don Jerónimo ya l’ otorgan por obispo,
diéronle en Valençia o bien puede estar rrico;
¡Dios, qué alegre era todo christianismo
que en tierras de Valençia sennor avíe obispo!
Alegre fue Minaya & spidios’ & vinos’.

80

Tierras de Valençia rremanidas en paz,
adelinnó pora Castiella Minaya Álbar Fánnez;
dexaré vos las posadas, non las quiero contar.
Demandó por Alfonsso do lo podríe fallar;
fuera el rrey a San Fagunt a un poco ha,
tornos’ a Carrión, i lo podríe fallar.
Alegre fue de aquesto Minaya Álbar Fánnez;
con esta presenteja adelinnó pora allá.

«« Volver a Transcripciones de Crónicas

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *