Cantar del Mio Cid [Español Medieval]: Crónica de Veinte ReyesPrimer Cantar, Destierro del Cid: 1-1011-2021-3031-4041-5051-6061-63Segundo Cantar, Bodas de las hijas del Cid64-7071-8081-9091-100101-110111Tercer Cantar, La afrenta de Corpes112-120121-130131-140141-150151-152

«« Volver a Transcripciones de Crónicas

101

Besáronle las manos & entraron a posar;
bien los mandó servir de quanto huebos han.
De los iffantes de Carrión yo vos quiero contar,
fablando en su conssejo, aviendo su poridad:
«Las nuevas del Çid mucho van adelant;
demandemos sus fijas pora con ellas casar;
creçremos en nuestra ondra & iremos adelant.»
Viníen al rrey Alfonsso con esta poridad:

102

«¡Merçed vos pedimos commo a rrey & sennor natural!
Con vuestro conssejo lo queremos fer nos
que nos demandedes fijas del Campeador;
casar queremos con ellas a su ondra & a nuestra pro.»
Una grant ora el rrey penssó & comidió:
«Hyo eché de tierra al buen Campeador,
e faziendo yo ha él mal & él a mí grand pro
del casamiento non sé si s’ abrá sabor;
mas pues bos lo queredes entremos en la rrazón.»
A Minaya Álbar Fánnez & a Pero Vermúez
el rrey don Alfonso essora los lamó,
a una quadra ele los apartó:
«Oidme, Minaya, & vos, Per Vermúez:
sírvem’ Mío Çid el Campeador,
él lo mereçe & de mí abrá perdón;
viniéssem’ a vistas si oviesse dent sabor.
Otros mandados ha en esta mi cort:
Diego & Ferrando los iffantes de Carrión
sabor han de casar con sus fijas amas a dos.
Sed buenos menssageros & rruégovoslo yo
que ge lo digades al buen Campeador;
abrá i ondrá & creçrá en onor
por conssagrar con los iffantes de Carrión.»
Fabló Minaya & plogo a Per Vermúez:
«Rogárgelo emos lo que dezides vos;
después faga el Çid lo que oviere sabor.»
«Dezid a Ruy Díaz el que en buen ora nascó
que l’ iré a vistas do fuere aguisado;
do él dixiere i sea el mojón,
andarle quiero a Mío Çid en toda pro.»
Espidíensse del rrey, con esto tornados son,
van pora Valençia ellos & todos los sos.
Quando lo sopo el buen Campeador
apriessa cavalga, a rreçebirlos salió;
sonrrisos’ Mío Çid & bien los abraçó:
«¿Venides, Minaya, & vos, Per Vermúez?
¡En pocas tierras a tales dos varones!
¿Cómmo son las saludes de Alfonsso mío sennor?
¿Si es pagado o rreçibió el don?»
Dixo Minaya: «D’alma & de coraçón
es pagado, & davos su amor.»
Dixo Mío Çid: «¡Grado al Criador!»
Esto diziendo conpieçan la rrazón
lo que l’ rrogava Alfonsso el de León
de dar sus fijas a los ifantes de Carrión,
qu’ el connosçíe i ondra & creçíe en onor,
que ge lo conssejava d’alma & de coraçón.
Quando lo oyó Mío Çid el buen Campeador
una grant ora penssó & comidió:
«¡Esto gradesco a Christus el mío sennor!
Echado fu de tierra & tollida la onor,
con grand afán gané lo que he yo;
a Dios lo gradesco que del rrey he su graçia
e pídenme mis fijas pora los ifantes de Carrión.
Ellos son mucho urgullosos & an part en la cort,
d’este casamiento non avría sabor;
mas pues lo conseja él que más vale que nos
flablemos en ello, en la poridad seamos nos.
Afé Dios del çiello: ¡que nos acuerde en lo mijor!»
«Con todo esto a vos dixo Alfonsso
que vos verníe a vistas do oviéssedes sabor;
querervos íe ver & darvos su amor,
acordarvos íedes después a todo lo mejor.»
Essora dixo el Çid: «¡Plazme de coraçón!»
«Estas vistas o las ayades vos»
dixo Minaya «Vos sed sabidor.»
«Non era maravilla si quisiesse el rrey Alfonsso,
fasta do lo fallassemos buscar lo iremos nos
por darle grand ondra commo a rrey de tierra;
mas lo que él quisiere esso queramos nos.
Sobre Tajo que es una agua cabdal
ayamos vistas quando lo quiere mío sennor»
Escrivíen cartas, bien las selló,
con dos cavalleros luego las enbió.
Lo que el rrey quisiere esso ferá el Campeador.

103

Al rrey ondrado delant le echaron las cartas;
quando las vio de coraçón se paga:
«Saludadme a Mío Çid el que en buen ora çinxó espada;
sean las vistas d’estas III semanas;
s’yo bivo so alí iré sin falla.»
Non lo detardan, a Mío Çid se tornavan.
D’ella part & d’ella pora las vistas se adobavan:
¿quien vio por Castiella tanta mula preçiada
e tanto palafré que bien anda,
cavallos gruessos & coredores sin falla,
tanto buen pendón meter en buenas astas,
escudos boclados con oro & con plata,
mantos & pielles & buenos çendales d’Andria?
Conduchos largos el rrey enbiar mandava
a las aguas de Tajo o las vistas son aparejadas.
Con el rrey a tantas buenas conpannas.
Los iffantes de Carrión mucho alegres andan,
lo uno adebdan & lo otro pagavan;
commo ellos teníen creçerles ía la ganançia,
quantos quisiessen averes d’oro o de plata.
El rrey don Alfonsso apriessa cavalgava,
cuendes & podestades & muy grandes mesnadas;
los ifantes de Carrión lievan grandes conpannas.
Con el rrey van leoneses & mesnadas galizianas;
non son en cuenta sabet, las castellanas.
Sueltan las rriendas, a las vistas se van adelinnadas.

104

Dentro en Vallençia Mío Çid el Campeador
non lo detarda, pora las vistas se adobó:
¡tanta gruessa mula & tanto palafré de sazón,
tanta buena arma & tanto buen cavallo coredor,
tanta buena capa & mantos & pelliçones!
Chicos & grandes vestidos son de colores.
Minaya Álbar Fánnez & aquel Pero Vermúez,
Martín Munnoz & Martín Antolínez el burgalés de pro,
el obispo don Jerónimo coronado mejor,
Álvar Álvarez & Álvar Savadorez,
Munno Gustioz el cavallero de pro,
Galind Garçíaz el que fue de Aragón:
estos se adoban por ir con el Campeador
e todos los otros que i son.
Álvar Salvadórez & Galind Garçíaz el de Aragón
a aquestos dos mandó el Campeador
que curien a Valençia d’alma & de coraçón
& todos los que en poder d’essos fossen;
las puertas del alcáçar que non se abriessen de día nin de noch,
dentro es su mugier & sus fijas amas a dos
en que tiene su alma & su coraçón,
e otras duennas que las sirven a su sabor;
rrecabdado ha commo tan buen varón
que del alcáçar una salir non puede
fata que s’ torne el que en buen ora nascó.
Salíen de Valençia, aguijan & espolonavan:
tantos cavallos en diestro gruessos & corredores
Mío Çid se los gannara, que no ge los dieran en don.
Hya s’ va pora las vistas que con el rrey paró.
De un día es legado antes el rrey don Alfonsso;
quando vieron que viníe el buen Campeador
reçebirlo salen con tan grand onor.
Don lo ovo a ojo el que en buen ora nascó
a todos los sos estar los mandó
si non a estos cavalleros que queríe de coraçón;
con unos XV a tierras firió
commo lo comidía el que en buen ora naçió;
los inojos & las manos en tierra los fincó,
las yerbas del campo a dientes las tomó
lorando de los ojos, tanto avíe el gozo mayor,
así sabe dar omildança a Alfonsso so sennor.
De aquesta guisa a los pies le cayó.
Tan grand pesar ovo el rrey don Alfonsso:
¡Levantados en pie ya Çid Campeador!
Besad las manos, ca los pies no;
si esto non feches non avredes mi amor.»
Hinojos fitos sedíe el Campeador:
«¡Merçed vos pido a vos mío natural sennor!
Assí estando dédesme vuestra amor,
que lo oyan quantos aquí son.»
Dixo el rrey: «¡Esto feré d’alma & de coraçón!
Aquí vos perdono & dovos mi amor,
en todo mío rreino parte desde oy.»
Fabló Mío Çid & dixo:
«¡Merçed! Yo lo rreçibo, Alfonsso mío sennor;
¡gradéscolo a Dios del çielo & después a vos
e a estas mesnadas que están a derredor!»
Hinojos fitos las manos le besó,
levos’ en pie & en la boca l’ saludó.
Todos los demás d’esto avíen sabor;
pesó a Álbar Díaz & a Garçi Ordónnez.
Fabló Mío Çid & dixo esta rrazón:
«¡Esto gradesco al Criador
quando he la graçia de don Alfonsso mío sennor;
valerme a Dios de día & de noch!
Fuéssedes mi huésped si vos plogiesse, sennor.»
Dixo el rrey: «Non es aguisado oy;
vos agora legastes & nos viniemos anoch;
Mío huésped seredes, Çid Campeador,
e cras feremos lo que plogiere a vos.»
Besóle la mano, Mío Çid lo otorgó.
Essora se le omillan los iffantes de Carrión:
«Omillámosnos, Çid: ¡en buen ora nasquiestes vos!
En quanto podemos andamos en vuestro pro.»
Respuso Mío Çid: «¡Assí lo mande el Criador!»
Mío Çid Ruy Díaz que en ora buena nascó
en aquel día del rrey so huésped fue;
non se puede fartar del, tanto l’ queríe de coraçón,
catándol’ sedíe la barba que tan aina l’ creçiera.
Maravíllanse de Mío Çid quantos que i son.
Es día es passado & entrada es la noch.
Otro día mannana claro salíe el sol:
el Campeador a los sos lo mando
que adobassen cozina pora quantos que i son;
de tal guisa los paga Mío Çid el Campeador
todos eran alegres & acuerdan en una rrazón:
passado avíe III annos no comieran mejor.
Al otro día mannana assí commo salió el sol
el obispo don Jherónimo la missa cantó;
al salir de la missa todos juntados son,
non lo tardó el rrey, la rrazón conpeçó:
«¡Oidme, las escuellas, cuendes & ifançones!
Cometer quiero un rruego a Mío Çid el Campeador;
¡así lo mande Christus que sea a so pro!
Vuestras fijas vos pido, don Elvira & donna Sol,
que las dedes por mugieres a los ifantes de Carrión.
Semejam el casamiento ondrado & con grant pro;
ellos vos las piden & mándovoslo yo.
D’ella & d’ella part quantos que aquí son
los míos & los vuestros que sean rrogadores;
¡dandos’ las, Mío Çid, si vos vala el Criador!»
«Non abría fijas de casar» rrespuso el Campeador
«ca non han grant hedand & de días pequennas son.
De grandes nuevas son los ifantes de Carrión,
perteneçen pora mis fijas & aun pora mejores.
Hyo las engendré amas & criásteslas vos;
entre yo y ellas en vuestra merçed somos nos,
afellas en vuestra mano don Elvira & donna Sol:
dadlas a qui quisiéredes vos ca yo pagado so.»
«Graçias» dixo el rrey «A vos & a tod esta cort.»
Luego se levantaron los iffantes de Carrión,
ban besar las manos al que en ora buena naçió;
camearon las espadas ant’ el rrey don Alfonsso.
Fabló el rrey don Alfonsso commo tan buen sennor:
«Grado & graçias, Çid, commo tan bueno, & primero al Criador,
que m’ dades vuestras fijas pora los ifantes de Carrión.
D’aquí las prendo por mis manos don Elvira & donna Sol
e dolas por veladas a los ifantes de Carrión.
Hyo las caso a vuestras fijas con vuestro amor;
¡al Criador plega que ayades ende sabor!
Afellos en vuestras manos los ifantes de Carrión;
ellos vayan convusco ca d’aquén me torno yo.
Trezientos marcos de plata en ayuda les do yo
que metan en sus bodas o do quisiéredes vos.
Pues fueren en vuestro poder en Valençia la mayor
los yernos & las fijas todos vuestros fijos son;
lo que vos plogiere d’ellos fet, Campeador.»
Mío Çid ge los rreçibe, las manos le besó:
«¡Mucho vos lo gradesco commo a rrey & a sennor!
Vos casades mis fijas ca non ge las do yo.»
Las palabras son puestas que otro día mannana quando salíe el sol
que s’ tornasse cada uno don salidos son.
Aquí s’ metió en nuevas Mío Çid el Campeador:
tanta gruessa mula & tanto palafré de sazón
conpeçó Mío Çid a dar a quien quiere prender so don,
tantas buenas vestiduras que d’ alfayá son;
cada uno lo que pide nadi no l’ dize de no.
Mío Çid de los cavallos LX dio en don;
todos son pagados de las vistas quantos que i son.
Partir se quieren que entrada era la noch.
El rrey a los ifantes a las manos les tomó,
metiólos en poder de Mío Çid el Campeador:
«Evad aquí vuestros fijos quando vuestros yernos son,
de oy más sabed qué fer d’ellos, Campeador.»
«Gradéscolo, rrey, & prendo vuestro don;
¡Dios que está en çielo dem’ dent buen galardón!»
Sobr’ el so cavallo Bavieca Mío Çid salto dava:
«Aquí lo digo ante mío sennor el rrey Alfonsso:
qui quiere ir comigo a las bodas o rreçebir mi don
d’aquend vaya comigo; cuedo qu’el avrá pro.

105

Yo vos pido merçed a vos, rrey natural:
pues que casades mis fijas así commo a vos plaz
dad manero a qui las de quando vos las tomades;
non ge las daré yo con mi mano nin dend non se alabarán.»
Respondió el rrey: «Afé aquí Álbar Fánnez:
prendellas con vuestras manos & daldas a los ifantes
assí commo yo las prendo d’aquent commo si fosse delant;
sed padrino d’ellas a tod el velar.
Quando vos juntaredes comigo que m’ digades la verdat.»
Dixo Álbar Fánnez: «Sennor, afé que me plaz.»

106

Tod esto es puesto sabed, en grant rrecabdo.
«¡Hya rrey don Alfonsso sennor tan ondrado!
D’estas vistas que oviemos de mí tomedes algo:
tráyovos XX palafrés, estos bien adobados,
e XXX cavallos coredores, estos bien enssellados;
tomad aquesto, & beso vuestras manos.»
Dixo el rrey don Alfonsso: «¡Mucho me avedes enbargado!
Reçibo este don que me avedes mandado:
¡plega al Criador con todos los sos sanctos
este plazer que m’ feches que bien sea galardonado!
Mío Çid Ruy Díaz: mucho me avedes ondrado,
de vos bien so servido & tengo n’ por pagado;
¡aun bivo seyendo de mi ayades algo!
A Dios vos acomiendo, d’estas vistas me parto.
¡Afé Dios del çielo: que lo ponga en buen logar!»

107

Hya s’ espidió Mío Çid de so sennor Alfonsso;
non quiere que l’ escura, quitol’ dessí luego.
Veríedes cavalleros que bien andantes son
besar las manos, espedirse del rrey Alfonsso:
«Merçed vos sea & fazednos este perdón:
hiremos en poder de Mío Çid a Valençia la mayor;
seremos a las bodas de los ifantes de Carrión
he de las fijas de Mío Çid, de don Elvira & donna Sol.»
Esto plogo al rrey & a todos los soltó;
la conpanna del Çid creçe & la del rrey mengó,
grandes son las yentes que van con el Canpeador;
adelinnan pora Valençia la que en buen punto ganó,
e a don Fernando & a don Diego a guardarlos mandó
a Pero Vermúez & Munno Gustioz
en casa de Mío Çid non a dos mejores
que sopiessen sos mannas de los ifantes de Carrión.
E va i Asur Gonçález que era bulidor,
que es largo de lengua mas en lo al non es tan pro.
Grant ondra les dan a los ifantes de Carrión.
Afelos en Valençia la que Mío Çid gannó;
quando a ella assomaron los gozos son mayores.
Dixo Mío Çid a don Pero & a Munno Gustioz:
«Dadles un rreyal e a los ifantes de Carrión;
vos con ellos sed que assí vos lo mando yo.
Quando viniere la mannana que apuntaré el sol
verán a sus esposas, a don Elvira & a donna Sol.»

108

Todos essa noch fueron a sus posadas;
Mío Çid el Campeador al alcáçar entrava,
rreçibiólo donna Ximena & sus fijas amas:
«¿Venides, Campeador? ¡En buen ora çinxiestes espada!
¡Muchos días vos veamos con los ojos de las caras!»
«¡Grado al Criador, vengo, mugier ondrada!
Hyernos vos adugo de que avremos ondrança;
¡gradídmelo, mis fijas, ca bien vos he casadas!»

109

Besáronle las manos la mugier & las fijas amas,
e todas las duennas que las sirven:
«¡Grado al Criador & a vos, Çid, barba velida!
Todo lo que vos feches es de buena guisa;
¡non serán menguadas en todos vuestros días!»
«Quando vos nos casáredes bien seremos rricas.»

110

«¡Mugier donna Ximena, grado al Criaador!
A vos digo, mis fijas don Elvira & donna Sol:
d’este vuestro casamiento creçremos en onor,
mas bien sabet verdad que non lo levanté yo;
pedidas vos ha & rrogadas el mío sennor Alfonsso
atan firmemientre & de todo coraçón
que yo nulla cosa no l’ sope dezir de no.
Metivos en sus manos fijas, amas a dos;
bien me lo creades que él vos casa, ca non yo.»

«« Volver a Transcripciones de Crónicas

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *