Cantar del Mio Cid [Español Medieval]: Crónica de Veinte ReyesPrimer Cantar, Destierro del Cid: 1-1011-2021-3031-4041-5051-6061-63Segundo Cantar, Bodas de las hijas del Cid64-7071-8081-9091-100101-110111Tercer Cantar, La afrenta de Corpes112-120121-130131-140141-150151-152

«« Volver a Transcripciones de Crónicas

41

“Evades aqui oro e plata,
una uesa leña, que nada nol minguava:
en Santa Maria de Burgos quitedes mill missas,
lo que romaneçiere daldo a mi mugier e a mis fijas,
que rueguen por mi las noches e los dias;
si les yo visquier seran dueñas ricas.”

42

Minaya Albar Fañez desto, es pagado;
por ir con el omnes son contados.
Agora davan çevada, ya la noch era entrada,
mio Çid Ruy Diaz con los sos se acordava:

43

“¿Hides vos, Minaya,a Castiella la gentil?
A nuestros amigos bien les podedes dezir:
Dios nos valio e vençiemos la lidit.
“A la tornada si nos fallaredes aqui;
si non, do sopieredes que somos indos conseguir.

Por lanças e por espadas avemos de guarir;
si non, en esta tierra angosta non podriemos bivir.”

44

Ya es aguisado, mañanas fue Minaya,
y el Campeador con su mesnada.
La tierra es angosta e sobejana de mala.
Todos los dias a mio Çid aguardavan
moros de las fronteras e unas yentes estrañas;
sano el rey Fariz, con el se consejavan.

Entre los de Techa e los de Terrer la casa
e los de Calatayut que es mas ondrada
Asi lo an asmado e metudo en carta:
vendido les a Alcoçer por tres mill marchos de plata.

45

Mio Cid Ruy Diáz a Alcoçer ha vendido;
¡que bien pago a sus vassalos mismos!
A cavalleros e a peones fechos los ha ricos,
en todos los sos non fallariedes un mesquino.
Qui a buen señor sirve siempre bive en deliçio.

46

Quando mio Çid el castiello quiso quitar
moros e moras tomaron se a quexar:
“¿Vaste, mio Çid? ¡Nuestras oraçiones vayante delante!
Nos pagados fincamos señor, de la tu part.”
Quando quito a Alcoçer mio Çid el de Bivar
moros e moras compeçaron de lorar.

Alço su seña, el Campeador se va;
paso Salon ayuso, aguijo cabadelant,
al exir de Salon mucho ovo buenas aves.
Plogo a los de Terer e a los de Calatayut mas;
peso a los de Alcoçer ca pro les fazie grant.

Aguijo mio Çid, ivas cabadelant
y ffinco en un poyo que es sobre Mont Real;
alto es el poyo, maravilloso e grant,
non teme guerra sabet, a nulla part.

Metio en paria a Daroca enantes,
desi a Molina que es del otra part,
la terçera Teruel que estava delant;
en su mano tenie a Çelfa la de Canal.

47

¡Mio Çid Ruy Diaz de Dios aya su graçia!
Ido es a Castiella Albar Fañez Minaya;
treinta cavallos al rey los enpresentava.

Violos el rey, fermoso sonrrisava:
“¿Quin los dio estos? ¡Si vos vala Dios, Minaya!”
“Mio Çid Ruy Diaz que en buen ora çinxo espada
vençio dos reyes de moros en aquesta batalla;
sobejana es, señor la su ganançia.

A vos, rey ondrado, enbia esta presentaja;
besa vos los pies e las manos amas
quel ay[a]des merçed, ¡si el Criador vos vala!”

Dixo el rey: “Mucho es mañana
omne airado que de señor non ha graçia
por acogello a cabo de tres semanas.
Mas despues que de moros fue prendo esta presentaja;
aun me plaze de mio Çid que fizo tal ganançia.

Sobr’esto todo a vos quito, Minaya,
honores e tierras avellas condonadas;
hid e venit, d’aqui vos do mi graçia;
mas del Çid Campeador yo non vos digo nada.

48

Sobre aquesto todo dezir vos quiero. Minava:
de todo mio reino los que lo quisieren far
buenos e valientes por a mio Çid huyar
suelto les los cuerpos e quito les las heredades.”
Beso le las manos Minaya Albar Fañez:
“¡Grado e graçias, rey, comnio a señor natural!
Esto feches agora, al feredes adelant.”

49

“Hid por Castiella e dexen vos andar, Minaya;
sin nulla dubda id a mio Çid buscar ganançia.”
Quiero vos dezir del que en buen ora ¡nasco e¿ çinxo espada:
aquel poyo en el priso posada;
mientra que sea el pueblo de moros e de la yente christiana
el Poyo de mio Çid asil diran por carta.

Estando alli mucha tierra preava,
el val de rio Martin todo lo metio en paria.
A Saragoça sus nuevas legavan,
non plaze a los moros, firme mientre les pesava.

Ali sovo mio Çid conplidas .xv. semanas.
Quando vio el caboso que se tardava Minaya
con todas sus yentes fizo una trasnochada;
dexo el Poyo, todo lo desemparava,
alen de Teruel don Rodrigo passava,
en el pinar de Tevar don Roy Diaz posava.

Todas essas tierras todas las preava,
a Saragoça metuda l’a en paria.
Quando esto fecho ovo a cabo de tres semanas
de Castiella venido es Minaya,
dozientos con el que todos çiñen espadas;
non son en cuenta sabet, las peonadas.

Quando vio mio Çid asomar a Minaya
el cavallo corriendo valo abraçar sin falla;
beso le la boca e los ojos de la cara,
todo gelo dize que nol encubre nada.

El Campeador fermoso sonrrisava:
“¡Grado a Dios e a las sus vertudes santas!
¡Mientra vos visquieredes bien me ira a mi, Minaya!”

50

¡Dios, commo fue alegre todo aquel fonssado
que Minaya Albar Fañez assi era legado,
diziendo les saludes de primos e de hermanos
e de sus compañas aquelas que avien dexadas!

«« Volver a Transcripciones de Crónicas

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *