Cantar del Mio Cid [Español Medieval]: Crónica de Veinte ReyesPrimer Cantar, Destierro del Cid: 1-1011-2021-3031-4041-5051-6061-63Segundo Cantar, Bodas de las hijas del Cid64-7071-8081-9091-100101-110111Tercer Cantar, La afrenta de Corpes112-120121-130131-140141-150151-152

«« Volver a Transcripciones de Crónicas

11

Entre Rachel & Vidas aparte ixieron amos:
«Démosle buen don ca él no’ lo ha buscado.
Martín Antolínez un burgalés contado
vos lo mereçedes, darvos queremos buen dado
de que fagades calças & rrica piel & buen manto;
dámosvos en don a vos XXX marchos.
Mereçerno’ lo hedes, ca esto es aguisado,
atorgarnos hedes esto que avemos parado.»
Gradeçiólo don Martino & rreçibió los marchos;
gradó exir de la posada & spidiós’ de amos.
Exido es de Burgos & Arlançón a passado,
vino pora la tienda del que en buen ora nascó;
reçibiólo el Çid abiertos amos los braços:
«¿Venides, Martín Antolínez, el mío fiel vassalo?
¡Aun vea el día que de mí ayades algo!»
«Vengo, Campeador, con todo buen rrecabdo;
vos VI çientos & yo XXX he ganados.
Mandad coger la tienda & vayamos privado,
en San Pero de Cardenna i nos cante el gallo;
veremos vuestra mugier menbrada fijadalgo;
mesuraremos la posada & quitaremos el rreinado,
mucho es huebos ca çerca viene el plazo.»

12

Estas palabras dichas, la tienda es cogida,
Mío Çid & sus conpannas cavalgan tan aina.
La cara del cavallo tornó a Sancta María,
alçó su mano diestra, la cara se sanctigua:
«¡A tí lo gradesco, Dios, que çielo & tierra guías!
¡Válanme tus vertudes gloriosa Sancta María!
D’aquí quito Castiella pues que el rrey he en ira;
non sé si entraré i más en todos los míos días.
¡Vuestra vertud me vala Gloriosa, en mi exida,
& me ayude él me acorra de noch & de día!
Si vos assí lo fiziéredes & la ventura me fuere complida
mando al vuestro altar buenas donas & rricas;
esto & yo en debdo que faga i cantar mill missas.»

13

Spidiós’ el caboso de cuer & de veluntad.
Sueltan las rriendas & pienssan de aguijar.
Dixo Martín Antolínez: «Veré a la mugier a todo mío solaz,
castigarlos he cómmo abrán a far.
Si el rrey me lo quisiere tomar ¡a mí non m’inchal!
Antes seré convusco que el sol quiera rrayar.»

14

Tornavas Martín Antolínez a Burgos & Mío Çid aguijó
pora San Pero de Cardenna quanto pudo a espolear
con estos caualleros que l’ sirven a so sabor.
Apriessa cantan los gallos & quieren quebrar albores
quando legó a San Pero el buen Campeador.
El abbat don Sancho christiano del Criador
rezava los matines a buelta de los albores;
i estava donna Ximena con çinco duennas de pro
rrogando a San Pero & al Criador:
«¡Tú que a todos guías vala Mío Çid el Campeador!»

15

Lamavan a la puerta, i sopieron el mandado;
¡Dios, qué alegre fue el abbat don Sancho!
Con lumbres & con candelas al corral dieron salto,
con tan grant gozo rreçiben al que en buen ora nascó:
«¡Gradéscolo a Dios, Mío Çid!» dixo el abbat don Sancho;
«Pues que aquí vos veo prendet de mí ospedado.»
Dixo el Çid: «Graçias, don abbat, & so vuestro pagado.
Yo adobaré conducho pora mí & pora mis vassallos;
mas, porque me vo de tierra dovos L marchos,
si yo algun día visquier servos han doblados.
Non quiero fazer en el monesterio un dinero de danno;
evades aquí pora donna Ximena dovos C marchos,
a ella & a sus fijas & a sus duennas sirvádeslas est’ anno.
Dues fijas dexo ninnas & prendetlas en los braços,
aquéllas vos acomiendo a vos, abbat don Sancho;
d’ellas & de mi mugier fagades todo rrecabdo.
Si essa despenssa vos falleçiere o vos menguare algo,
bien las abastad, yo assí vos lo mando;
por un marcho que despendades al monesterio daré yo quatro».
Otorgádogelo avíe el abbat de grado.
Afevos donna Ximena con sus fijas do va legando,
sennas duennas las traen & adúzenlas adelant.
Ant’ el Campeador donna Ximena fincó los inojos amos,
lorava de los ojos, quísol’ besar las manos:
«¡Merçed, Campeador, en ora buena fuestes nado!
Por malos mestureros de tierra sodes echado.

16

¡Merçed, ya Çid, barba tan complida!
Fem’ ante vos yo & vuestras ffijas
iffantes son & de días chicas
con aquestas mis duennas de quien so yo servida.
Yo lo veo que estades vos en ida
e nos de vos partir nos hemos en vida:
¡Dandnos consejo por amor de Sancta María!»
Enclinó las manos en la su barba velida,
a las sus fijas en braço las prendía,
legolas al coraçón ca mucho las quería.
Lora de los ojos, tan fuertemientre sospira:
«¡Ya donna Ximena la mi mugier tan complida,
commo a la mi alma yo tanto vos quería!
Ya lo vedes que partirnos emos en vida,
yo iré & vos fincaredes remanida.
¡Plega a Dios & a Sancta María
que aun con mis manos case estas mis fijas,
o que de ventura & algunos días vida
e vos, mugier ondrada, de mí seades servida!»

17

Grand yantar le fazen al buen Campeador.
Tañen las campanas en San Pero a clamor.

Por Castiella oyendo van los pregones
commo se va de tierra mio Çid el Campeador;
unos dexan casas e otros onores,
en aques dia a la puent de Arlançon
çiento quinze cavalleros todos juntados son;
todos demandan por mio Çid el Campeador.

Martin Antolinez con ellos cojo;
vansse pora San Pero do esta el que en buen punto naçio.

18

Cuando lo sopo mio Çid el de Bivar
quel creçe compaña por que mas valdra,
a priessa cavalga, reçebir los sale,
tornos a sonrisar, legan le todos, la manol ban besar.

Fablo mio Çid de toda voluntad:
“Yo ruego a Dios e al Padre spirital,
vos, que por mi dexades casas y heredades,
enantes que yo muera algun bien vos pueda far,
lo que perdedes doblado vos lo cobrar.”

Plogo a mio Çid por que creçio en la yantar,
plogo a los otros omnes todos quantos con el estan.
os seys dias de plazdo passados los an,
tres an por troçir sepades que non mas.

Mando el rey a mio Çid a aguardar,
que si despues del plazo en su tierral pudies tomar
por oro nin por plata non podrie escapar.
El dia es exido, la noch querie entrar,
a sus cavalleros mandolos todos juntar:

“¡Oid, varones, non vos caya en pesar!
Poco aver trayo, dar vos quiero vuestra part.
Sed membrados commo lo devedes far;
a la mañana quando los gallos cantaran
non vos tardedes, mandedes ensellar;
en San Pero a matines tandra el buen abbat,
la missa nos dira, esta sera de Santa Trinidad;
la missa dicha, penssemos de cavalgar,
ca el plazo viene açerca, mucho avemos de andar.”

Quomo lo mando mio Çid assi lo an todos ha far.
Passando va la noch, viniendo la man;
a los mediados gallos pienssan de ensellar.
añen a matines a una priessa tan grand;
mio Çid e su mugier a la eglesia van.

Echos doña Ximena en los grados delant”el altar
rogando al Criador quanto ella mejor sabe
que a mio Çid el Campeador que Dios le curias de mal:

“¡Ya Señor glorioso, Padre que en çielo estase!
Fezist çielo e tierra, el tercero el mar,
fezist estrelas e luna y el sol pora escalentar;
prisist encarnaçion en Santa Maria madre,
en Belleem apareçist commo fue tu veluntad;

pastores te glorifficaron, ovieron te a laudare,
tres reyes de Arabia te vinieron adorar
Melchior e Gaspar e Baltasar
oro e tus e mirra te offreçieron commo fue tu veluntad,
salvest a Jonas quando cayo en la mar,
salvest a Daniel con los leones en la mala carçel,
salvest dentro en Roma al señor San Sabastian,
salvest a Santa Susanna del falso criminal;

por tierra andidiste .XXXII. años, Señor spirital,
mostrando los miraclos por en avemos que fablar:
del agua fezist vino e de la piedra pan,
resuçitest a Lazaro ca fue tu voluntad;

a los judios te dexeste prender; do dizen monte Calvarie
pusieron te en cruz por nombre en Golgota,
dos ladrones contigo, estos de señas partes,
el uno es en paraiso ca el otro non entro ala;
estando en la cruz vertud fezist muy grant:

Longinos era çiego que nunquas vio alguandre,
diot con la lança en el costado dont ixio la sangre,
corrio la sangre por el astil ayuso, las manos se ovo de untar,
alçolas arriba, legolas a la faz,
abrio sos ojos, cato a todas partes,
en ti crovo al orapor end es salvo de mal;

en el monumento resuçitest,
fust a los infiernos commo fue tu voluntad,
quebrantaste las puertas e saqueste los santos padres.
Tu eres rey de los reyes e de tod el mundo padre,
a ti adoro e creo de toda voluntad,
e ruego a San Peydro que me ayude a rogar
por mio Çid el Campeador que Dios le curie de mal,
¡quando oy nos partimos en vida nos faz juntar!”

La oraçion fecha, la missa acabada la an,
salieron de la eglesia, ya quieren cavalgar.
El Çid a doña Ximena iva la abraçar,
doña Jimena al Cid la manol va besar,
lorando de los oios que non sabe que se far.

E el a las niñas torno las a catar:
“A Dios vos acomiendo, fijas, e a la mugier e al Padre spirital;
agora nos partimos, Dios sabe el ajuntar.”
Lorando de los ojos que non viestes atal,
asis parten unos d’otros commo la uña de la carne.
Mio Çid con los sos vassallos pensso de cavalgar;
a todos esperando la cabeça tomando va.

A tan grand sabor fablo Minaya Albar Fañez:
“Çid ¿do son vuestros esfuerços? ¡En buen ora nasquiestes de madre!
Pensemos de ir nuestra via, esto sea de vagar.
Aun todos estos duelos en gozo se tornaran;
Dios que nos dio las almas consejo nos dara.”

Al abbat don Sancho tornan de castigar
commo sirva a doña Ximena e a las fijas que ha,
e a todas sus dueñas que con ellas estan;
bien sepa el abbat que buen galardon dello prendra.

Tornado es don Sancho e fablo Albar Fañez:
“Si vieredes yentes venir por connusco ir, abbat,
dezildes que prendan el rastro e pienssen de andar,
ca en yermo o en poblado poder nos han alcançar.”

Soltaron las riendas, pienssan de andar;
çerca viene el plazo por el reino quitar.
Vino mio Çid yazer a Spinaz de Can;
grandes yentes sele acogen essa noch de todas partes.
Otro dia mañana pienssa de cavalgar.

Ixiendos va de tierra el Campeador leal;
de siniestro Sant Estevan ?una buena çipdad?
de diestro Alilon las torres que moros las han,
passo por Alcobiella que de Castiella fin es ya,
la Calçada de Quinea iva la traspassar,
sobre Navas de Palos el Duero va pasar,
a la Figeruela mio Çid iva posar.
Vanssele acogiendo yentes de todas partes.

19

I se echaya mio Çid despues que fue çenado.
Un sueñol priso dulçe, tan bien se adurmio.
El angel Gabriel a el vino en vision:
“Cavalgad, Çid, el buen Campeador,
ca nunqua en tan buen punto cavalgo varon;
mientra que visquieredes bien se fara lo to.”

20

Sinava la cara, a Dios se acomendo.
mucho era pagado del sueño que a soñado.
Otro dia mañana pienssan de cavalgar;
es dia a de plazo, sepades que non mas.
A la sierra de Miedes ellos ¡van posar.

«« Volver a Transcripciones de Crónicas

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *